80 años de la muerte de Conan Doyle
Encuentro en el diario Abc, una nota que recuerda que este mes se cumplen 80 años de la muerte del escritor Arthur Conan Doyle, uno de los más destacados escritores británicos y que, como sabemos, dio vida al célebre detective Sherlock Holmes.
Se cuenta que Arthur Conan Doyle, se sintió tan abrumado por la popularidad de su detectivesco personaje que decidió asesinarlo en la novela «El problema final» publicada en 1893. Esto con el fin de poder trabajar tranquilamente en otras historias. No obstante, fue tal la reacción descontenta del público británico que Conan Doyle tuvo que escribir la novela «El regreso de Sherlock Holmes» para revivir al ya mítico personaje.
Atrapado en la popularidad de su detective, tuvo que aceptar que la línea entre la ficción y la realidad puede ser, de pronto, muy confusa, tanto como para quedar enredado entre las filigranas de su misma trama.
De otro lado, vale la pena mencionar que la conocidísima frase: “Elemental mi querido Watson” no la llegó a decir Sherlock Holmes, pero, una vez más, eso ya dejó de ser trascendente porque el personaje fue adoptado por el imaginario popular y reinventando infinitas veces más allá de la voluntad de Conan Doyle.

Parte de la nota dice:

Como los beneficios de este joven médico especialista en Oftalmología no eran suficientes, Conan Doyle decidió ganar unos ingresos adicionales a través de la literatura. Inspirado en sus propias experiencias vitales -bajo el recuerdo de su admirado profesor Bell- y con la lección aprendida de los relatos detectivescos de Edgar Allan Poe, publicó en el año 1887 su primera novela «Estudio en escarlata», en donde narraba la aventura inicial de Sherlock Holmes y de su inseparable Henry Watson. A partir de esa época, y dado el enorme éxito de sus historias entre la sociedad victoriana, continuó publicando para el Strand Magazine otras historias de Holmes: la novela «El signo de los cuatro» (1890), y los relatos «Las aventuras de Sherlock Holmes» (1891-1892) y «Las memorias de Sherlock Holmes» (1892-1893)». Cuando en diciembre de 1893 escribió «El problema final», Conan Doyle «asesinó» a su más célebre personaje pues estaba cansado de la popularidad de su detective y deseaba apostar por un tipo de literatura más «culta».
Además de su célebre personaje, Conan Doyle creó otra saga, la del profesor Challenger, protagonista de cinco novelas de ciencia ficción. También cultivó la novela histórica, destacando obras como «La compañía blanca» (1891) o «El brigadier Gerard» (1903). Su defensa por la causa patriótica en la guerra de los Bóers, en Suráfrica, hizo que en 1902 fuera nombrado Caballero del Imperio Británico en 1902. Falleció de un ataque al corazón el 7 de julio de 1930 a la edad de 71 años.
.

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *