LA CANTANTE, EL ESCRITOR Y EL POETA

Hace algunos días escribí un post avisando que en Italia se iba a realizar un homenaje a nuestro poeta César Vallejo. La noticia – que ya era en sí emocionante – se enriquecía por la presencia de escritores peruanos y de otros lugares del mundo que iban a leer al poeta; con el agregado de que los poemas serían recitados en cuatro lenguas: ingles, italiano, castellano y quechua. No obstante, la cosa mejoraba más porque Tania Libertad iba a cantar algunas musicalizaciones de la poesía vallejiana. Todo un evento que a muchos nos hubiera gustado ver. Ojalá se logre traer un espectáculo de esa calidad a esta, nuestra grisácea capital.
Leo el correo de Salem del escritor Eduardo Gonzales Viaña y me encuentro con una nota emotiva sobre el homenaje y sobre la inolvidable Tanía Libertad. Asimismo me tomo la libertad de colgar un video del recuerdo en donde la connotada Tania demuestra su calidad.

Por Eduardo Gonzales Viaña


Arturo Corcuera y yo cenábamos con Mario Benedetti en Lima una noche cualquiera de los años 70. Le pregunté al gran poeta uruguayo cuál era su mayor deseo en ese instante.

-Que a mi poesía le ponga música y la cante Tania Libertad.- me respondió.- ¿Y el tuyo?

Pudo haber sido el último deseo de su vida porque, durante la madrugada, llegó un grupo de soldados, lo apresaron y lo enviaron a Buenos Aires. Si allí no lo hacía desaparecer la dictadura de Videla, lo harían los paramilitares de la Triple A que se la tenían jurada. Felizmente, se salvó, pero esa es otra historia.

-Yo preferiría cantar al lado de Tania- repliqué.

Tania era por entonces una muy joven pero extraordinaria cantante. La admiración que le teníamos se asemejaba a la que desde otros lados del continente nos suscitaban, entre otros, Víctor Jara, Violeta Parra, Mercedes Sosa o Atahualpa Yupanqui.

Éramos sus “fans” no únicamente por la calidad de su sonido vocal, de un timbre cristalino que semeja una cascada, sino también por el encanto que desprendía su presencia sobre el escenario y por la firmeza de sus convicciones sociales.

Tanto a Benedetti como a mí se nos han cumplido los deseos. “La vida ese paréntesis” se llama el CD en el que Tania interpreta poemas que, en su voz, parecen haber nacido como canciones. El primero de los textos- “Papel mojado” lo interpreta en dueto con Joan Manuel Serrat.

“De él las palabras, de ella la voz. Oyéndolas estamos más cerca del mundo, más cerca de la libertad, más cerca de nosotros mismos.”- ha escrito José Saramago al escuchar este disco.

Para mí, el deseo de cantar con ella se cumplió la semana pasada en Turín en el marco de la Feria Internacional del Libro y durante un homenaje a nuestro César Vallejo que organizaran la editorial Gorée y una asombrosa asociación cultural llamada Nuovi Orizzonti Latini.

“Siento a Dios que camina/ tan en mí con la tarde y con el mar”- comencé a leer el poema “Dios” con unas diez mil personas frente al escenario. No me acuerdo cuánto tiempo pasó hasta el final “Yo te consagro, Dios, porque amas tanto/ porque jamás sonríes, porque siempre/ debe dolerte mucho el corazón…”

Unos minutos más tarde, Tania repetía el poema, pero lo hacía cantando. Escucharla me hizo sentir que Vallejo volvía a ser voz viva y real. En la música, decía Schopenhauer, todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad.

No recuerdo cuántos poemas leí, pero esa noche supe que, al recitar, gracias a Tania, yo también estaba cantando. Muchos de los presentes no hablaban castellano y, sin embargo, sentían los poemas. Ellos también se habían convertido en música. Los diarios dirían después que el homenaje peruano a Vallejo había sido algo de lo más espectacular de la feria.

1 Comentario

  • Anónimo Publicado 27 mayo, 2008 4:59 pm

    Y qué hay de los nuevos poetas. O solo vivimos de los rececuerdos, de los mitos antiguos… con todo el respeto a Vallejo

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *