CINE QUE VA POR LOS PUEBLOS
Me entero por El Comercio de que un grupo de jóvenes organizados en una ONG llamada Nómadas está llevando a cabo un proyecto encomiable. Ellos, a bordo de una camioneta, recorren los pueblos más recónditos del país cargando una especie cine portátil con la finalidad de acercar a los habitantes a la experiencia audiovisual del cine. Llegan a poblaciones excluidas casi por completo de la modernidad; esto incluye, por supuesto, la cinematografía. Por cierto, en países como el nuestro, no sorprende que haya lugares tan postergados de todo aquello que, para otros, es cosa de cualquier tarde: por ejemplo ir a ver una película. Los Nómadas llegan con su proyector, un lector de DVD, ecran, sillas y hasta con una máquina para preparar la indispensable “canchita”.
Se imaginan a este grupo de jóvenes recorriendo las pedregosas carreteras de la sierra peruana a bordo de una asmática camioneta. Los rostros quemados por el frío, el dolor por el zangoloteo del viaje, la soledad de las alturas, y luego, el encuentro con pueblitos como Chilata a 3.350 msnm. Después, la placita entumecida, los niños que llegan saltando sobre la tierra, la curiosidad o la desconfianza de los pobladores adultos. Los Nómadas arman inmediatamente el escenario, coordinan con los dirigentes, llaman a los vecinos: hacen todo lo necesario para dejar lista la función. Mientras, otros del grupo se dedican a captar con sus cámaras las cosas del pueblo para llevar una memoria de toda esa experiencia. Cuando la noche comienza a cerrar, ya están instalados niños, mujeres y hombres para mirar todo un programa de cine que arranca con una de dibujos animados para los niños, para pasar luego una para grandes como Doble Juego de Chicho Durand y, por qué no, una tan vieja como La niña de la mochila azul.
Seguro que todo esto no es tan urgente para el desarrollo de estas poblaciones a quienes se les debe tanto por el atraso en el que los condenado la ineficiencia del Estado a través de todos sus gobiernos. Debe haber otras acciones más trascendentes para acoortar la gran deuda que se les tiene. Sin embargo, díganme si acaso no es respetable y valioso acercar a todos a la maravillosa experiencia con el cine. En algún lugar leí que las cosas importantes se dejaban de lado por las cosas urgentes. Aquí hay un trabajo encomiable que se enfrenta a las cosas urgentes de cada día. Mi aprecio para la ONG Nómadas.

Nota: La foto es extraída de El Comercio.


2 Comentarios

  • Anónimo Publicado 29 marzo, 2008 4:38 am

    hola , la idea de llevar cine a los pueblos ,as alejados es lo maximo!!! estoy muy interesada en contactarme con los chicos de nomada aqui mi correo: carlitacavani@hotmail.com

  • Anónimo Publicado 5 abril, 2008 2:40 am

    carlahola, sigo buscando algun telefono o alguna persona que me pueda contactar con el grupo de cine nomadas por favor es urgentteeeeeeeeee aqui mi email.carlitacavani@hotmail.com

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *