EN IRÁN SE PROHÍBE LA EDICIÓN DE
MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES

Tampoco es para sorprenderse tanto. Se sabe bien que en países como Irán existe una fuerte censura a lo que – según su cultura y religiosidad – ofenda su moral. De todas maneras, el asunto merece mencionarse dentro de la agenda de este blog como esas notas que hay que tener en cuenta cuando de libertad de expresión se habla o se queja.
Efectivamente, las autoridades iraníes han prohibido la publicación de la segunda edición en lengua farsi de la novela Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez.
Obtengo la noticia del blog de Ivan Thays quien, a su vez, la recoge de la página Cultura y Ocio, (así son las cosas en esta dimensión cibérnetica). Al parecer, la censurada obra, traducida al farsi por Kave Mirabasi, ya se había publicado por primera vez en Irán hacía tres semanas. Lo que no se ha permitido su segund edición.
Las autoridades del Ministerio de Orientación Islámica iraní, explicaron que el libro fue publicado, en un principio, por la «negligencia de una persona que ya ha sido despedida de su cargo».
Según esta información, para los censuradores iraníes este es «un libro vergonzoso«. De otro la fuente añade que en ese país se publican más de cincuenta mil libros y que, en ocasiones, ocurren casos como éste; pero que las autoridades iraníes siempre tratarán de impedirlo.
Hace unos días, precisamente en Lima, Perú, cesó una alboroto que se formó por el veto que se dio al libro «Abofeteando un cadáver» de Carlos Carillo por parte la librería «La casa verde«. Después de enterarnos de esta censura de carácter nacional, francamente, el asunto peruano parece un sencillo en monedas en pequeñas.

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *