LA ANGUSTIA DE CADA AÑO,

LLEGAR A LA UNIVERSIDAD
Llevar un lápiz «b2». No olvidar que según Tales de Mileto «todo es agua«. Tener tranquilidad porque en los momentos difíciles es donde se demuestra el temple de las personas, al menos eso dicen por allí. Llegar temprano y no olvidar llevar la tarjeta de postulante. Tampoco hay que olvidar que «todo es relativo y que, finalmente, lo único absoluto es que todo es relativo«. Tener ganas de mandar a la mierda a todos los que se cruzan en el camino los días previos a la postulación para preguntar cómo van las cosas. ¿Cómo carajo van ir?: tensas, ansiosas, cansadas.
Hacer la cola y estar despierto porque hasta en colas como esas hay uno que otro ladroncillo que podría fastidiar el día y hasta la vida si acaso se roban la billetera con la constancia de postulante. Vamos, hay que repasar un poco más: en lengua hay categorías variables e invariables, y esto depende de los benditos morfemas flexivos, que no tienen que ver con la flexibilidad de los cuerpos que es más bien cosa de física y que física es esdrújula que lleva tilde general y que el general Odría gobernó ocho años luego de derrocar a José Luis Bustamante y Rivero, el presidente más calzonudo del Perú del siglo veinte a decir de un personaje en la novela «Conversación en La Catedral» de Mario Vargas Llosa, novelista que inició el fenómeno literario denominado «boom» y que junto a Gabriel García Márquez – quien obtuvo el Nobel de literatura 1982– generaron la mayor expectativa contemporánea sobre la literatura latinoamericana.
Estudiar un poco más, repasar razonamiento matemático porque tienes que llenar una piscina y tienes dos mangueras de diferente grosor. Buscar con calma que el salón coincida con tu código. Si utilizas la manguera ancha tardarás 240 minutos (4 horas) en llenar la piscina. Prometer de todo si creee en Dios o prometer creer en Dios si Éste ayuda un poco. Ahora bien, si utilizas la manguera delgada tardarás 360 minutos (6 horas) en llenarla. ¿Y eso qué importancia tendrá en la vida? ¿Cuánto tardarás en llenarla si utilizas las dos mangueras?
Contestar lo que se pueda. Empezar por las fáciles, recomendó el profesor en alguna de esas tardes de consejo; pero entonces aparece el viejo chiste de dónde están las fáciles, y carajo, basta de cojudeces porque a esto hay que ponerle seriedad, hay que marcar con fuerza la alternativa que señale la analogía correcta: postular – estado de locura temporal.
Tal y como les prometí a muchos de mis amigos que por estos días caminan dándose de tropezones por andar leyendo hasta en la combi (figura difícil porque en esos espacios no cabe ni el alma) les inserto las preguntas de lengua que San Marcos ha estado haciendo desde los años ochenta. Sólo tienen que hacer «clikc» en la parte azulada. Ojalá y les sirva. En todo caso, mi solidaridad con ellos sin olvidar que «ellos» es pronombre personal de tercera en plural.

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *