Los talleres arrancaron a pesar del sueño

A ESCRIBIR, SE APRENDE ESCRIBIENDO

A los amigos que todavía están preguntando sobre el taller de Narración y Redacción, les aviso que el asunto arrancó el sábado y el horario que ganó, por amplia mayoría, fue el de las once de la mañana a la una. Resulta que la gente quería dormir un poco más ese día. Fue muy interesante conocer amigos, y amigas (claro), que insisten en delito de literatura y que presentan una pluma bastante prometedora. Escribir, ciertamente, es una tentación de la cual es difícil evadirse cuando se ha sentido su sutil poder, el poder de reinventar uno y muchos y mundos, el placer de vagabundear por las imágenes más personales, pero que ya comienzan ha tener un propósito que va más allá de nosotros mismos.
Para quienes quieran saberlo, todavía pueden llegar el sábado, como a las diez de la mañana e integrarse con los demás. Hubo corrección de textos, comentarios y lectura de autores seleccionados, aparte de una larga y agradable charla.

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *