UN LIBRO CADA MEDIO MINUTO
Ahora resulta que la edición de libros debe ser un buen negocio porque se publican más libros que antes. Por la cifras referidas por Alonso Cueto en su columna semanal en el diario Perú 21, la producción de libros ha crecido después de la llegada de la televisión del 1.6 % al 2.8% anual, aun cuando la población, en ese periodo, sólo ha aumentado en 1.8%. ¿Cómo entendemos entonces las múltiples quejas de que en un mundo como el presente lo audiovisual está eliminando la expectativa libresca? El escritor agrega que en el último medio siglo (1950 -2000) se publicaron mil veces más títulos, unos treinta y seis millones. Por otro lado, se calcula (siempre los metiches de los matemáticos) que se edita un libro cada medio minuto, lo que significaría que si uno lee un libro por día está dejando (aun así) varios centenares de ellos sin leer.
Se agrega que hoy se publican libros de todos los tipos, incluyendo los que parecen hechos para no ser leídos. Libros de referencia, diccionarios, enciclopedias. Es decir, que también están los libros que funcionan como adornos, como objetos que una casa debe tener, pero que rara vez o nunca son consultados.
Cueto agrega, a modo de contrapeso y también para ubicarnos a nosotros en contexto: Esta velocidad tiene su contraefecto. La mayor parte de los libros son retirados de la circulación a la misma velocidad en la que aparecieron. El Perú, evidentemente, no es parte de esta fiebre de publicaciones que está destinada a sociedades desarrolladas, o a sistemas de apoyo (como en México, donde el Estado compra buena parte de las ediciones para abastecer sus bibliotecas).
Sin embargo… El asunto no es haberse leído los libros sino si esa lectura nos ha hecho apreciar más a fondo nuestras vidas y el mundo que nos rodea. La definición que da Harold Bloom de la lectura (una ocasión de poder conversar mejor con uno mismo) me sigue pareciendo la mejor, se lean uno o muchos libros.

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *