Y NO VINO VALLEJO

Que porque hubo un atraso en el vuelo que lo iba a traer a Lima y además porque, probablemente, el hombre tiene el genio atravesado; amén de una evidente muestra de desconsideración por quienes lo invitaron. Fernando Vallejo sencillamente decidió irse a casa y dejar abochornados a los organizadores de la Feria Internacional del Libro de Lima y plantados a quienes con mucha amistad (ahora en picada) querían verlo y compartir con él algo de su literatura.
Para quienes saben de vuelos y de invitaciones a eventos internacionales, el asunto de los atrasos y de las complicaciones es cosa casi común y no siempre tienen culpa los organizadores. Como que el desperfecto de un avión o la falla de un trámite aéreo escapa de sus manos. En fin. El asunto es que no existen cuentos de por medio. El hombre se maneja con aires de divo y habría – supuestamente – que entender sus remilgos. ¡Qué pena! Pero por aquí la Feria arrancó ya y las actividades están de lujo.
Sin quitarle los méritos narrativos, que ciertamente los tiene, habría que decirle que no lo vamos a extrañar.

Escribir Comentario

Tu Email no será publicado. Rellenar los espacios *